#LaPostal ‘Soy amarillo como el sol’

by | Sin categoría

#LaPostal es una propuesta creativa en la que la periodista Isabel Salas escribe relatos posibles a partir de fotos tomadas en diferentes lugares del mundo por el fotógrafo colombiano Michael Vanegas. Soy amarillo como el sol. De tanto rodar, por los techos, por la arena, por el mar, por la tierra y hasta por los acantilados, mi perfecta […]
Comunicadora social en la Universidad del Valle, especialista en comunicación estratégica en la Universidad Sergio Arboleda. Estudiante de Maestría en Gestión Pública de la Universidad de los Andes.

#LaPostal es una propuesta creativa en la que la periodista Isabel Salas escribe relatos posibles a partir de fotos tomadas en diferentes lugares del mundo por el fotógrafo colombiano Michael Vanegas.

Soy amarillo como el sol.

De tanto rodar, por los techos, por la arena, por el mar, por la tierra y hasta por los acantilados, mi perfecta redondez se ha visto averiada. 

Por supuesto, no es algo que se note, ni que haga que el gozo que genero se vea disminuido, en realidad, soy yo el que más lo siente.

Soy amarillo como el sol, y como el sol, ilumino la risa de Toñito. Él me tiene desde que la memoria le alcanza, duerme conmigo, come conmigo, se baña conmigo y, claro, juega conmigo.

Es celoso, no quiere que nadie más me use. Solo sus amigos, los más cercanos, los más queridos.

Hoy me presentó a uno de ellos y por eso terminé aquí. Se encontraron en la playa, solo los dos, el uno pateaba y el otro tapaba. Cuando llegó el turno de Toñito de hacer las veces de portero no me alcanzó, el viento me empujó con fuerza a la corriente del mar, que justo en ese momento recogía con su mano húmeda y poderosa, todo aquello que yacía sobre la arena.

Y así, sin más, terminé flotando en mar abierto. Toñito intentó alcanzarme, claro, hasta que su mamá lo sacó del mar, que precisamente estaba fuerte y ruidoso. 

Sé que se quedó llorando y aunque puede que me recuerde por mucho tiempo, cuando el mar en su devenir me devuelva, Toñito ya tendrá otro como yo, más amarillo y más redondo. Y, entonces, yo habré dejado de brillar como el sol. 

Compartir en

Lecturas relacionadas